Nuestra historia

Esta historia comienza en los años 60, cuando muchas familias extranjeras seducidas por la gente, la belleza y las riquezas de Colombia, llegaron para establecerse y emprender negocios que han aportado al desarrollo a través de todos estos años. Ventolini es uno de estos negocios. Giancarlo Ventolini fue un inmigrante italiano que al llegar a Colombia vio la oportunidad de crear una heladería de alta calidad combinando dos ingredientes perfectos: sus recetas del helado italiano y las frutas exóticas colombianas. Así nacen los helados Ventolini.


Doña Ramona, pastelería de gran tradición en Cali, creación de las hermanas María Eugenia de Buendía y Elsa de Silva, se suma a Ventolini en los años 90 con toda su línea de productos horneados, creando una combinación increíble: torta y helado. Luego, y con el fin de darle gusto a todos sus clientes, Ventolini desarrolla un menú de restaurante con influencia italiana, creando así un concepto con una mezcla de sabores fascinantes que invitan a la familia y amigos a sentarse a la mesa.
Lo invitamos a que viva la experiencia Ventolini.