Una marca de tradición

Esta historia comienza en los años 60, cuando muchas familias extranjeras seducidas por la gente, la belleza y las riquezas de nuestro país llegaron a establecerse y emprender negocios que han aportado al desarrollo de Colombia a través de todos estos años.

Giancarlo Ventolini, un italiano, fue uno de estos inmigrantes que al llegar a Colombia vio la oportunidad de crear una heladería de alta calidad, combinado dos ingredientes perfectos: la receta del helado italiano y las frutas colombianas. Así nacieron los Helados Ventolini.

Doña Ramona, pastelería de gran tradición en Cali, se suma a Ventolini en los años 90 con toda su línea de productos horneados, creando la combinación perfecta: tortas y helados.

Con el fin de complementar los productos de dulce y llegarles a todos sus clientes, Ventolini desarrolló un menú de restaurante con influencia italiana, creando así sabores fascinantes que invitan a la familia y a los amigos a sentarse a la mesa para disfrutar momentos inolvidables.

Los invitamos entonces a disfrutar del universo Ventolini, marcas 100% Colombianas.

¡Mucho más de lo que te imaginas!

La familia Ventolini

El secreto de Ventolini está en el recurso humano que conforma el musculo de la marca: una gran familia de colaboradores que hoy tiene más de 400 personas vinculadas, que día a día mejoran su calidad de vida. Grupos familiares de abuelos, padres, hijos y nietos hacen parte de esta hermosa compañía, en la que el sentido de pertenencia se refleja con tanta dulzura en sus productos.